Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - El regate de fútbol - un-jugador-trata-de-marcharse-de-otro-con-un-regate--en-un-partido-de-la-liga-bbva--efe.jpg

El regate de fútbol

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Oct 19, 2020

   Podemos afirmar que cada vez más, el regate se está perdiendo en el fútbol. Actualmente, los equipos buscan más romper las líneas rivales y crear ocasiones, mayormente, a través de pases, tanto cortos, como largos. Es algo que ha ido evolucionando con el paso de los años y es que, como sabrás, el balón se mueve mucho más rápido que cualquier jugador y es totalmente normal el juego haya cambiado en esta dirección.

   Por ello, ahora más que nunca, la capacidad de regate en los futbolistas marcan la diferencia de los partidos. Ser o tener jugadores capaces de desbordar, driblar, fintar y pasar rivales por ellos mismos, equilibrarán la balanza a tu favor, ya que, se creará intertidumbre en la defensa rival y descoordinación defensiva por los cambios de marcas y jugadores.

   Podemos pensar que los jugadores que más deben pulir esta cualidad son los atacantes, pero es que, en el fútbol moderno, prácticamente, todos deben saber atacar y todos deben saber defender. Tu valor como futbolista crecerá en el momento que seas determinante en la fase ofensiva del juego. Así, que, juegues donde juegues, debes centrarte y pulir tus capacidades de conducción y regate. 

Confianza en tus capacidades técnicas

  Tener confianza e intentar cosas con la pelota es necesario si quieres terminar destacando. Hay que buscar ser impredecible y muchas veces, jugar a no arriesgar, termina siendo lo más arriesgado si queremos sobresalir. Si. Hay zonas y zonas… En algunas hay que jugar sencillo (como cerca de tu área) y en otras, hay que intentar cosas diferentes y jugártela (tercio final del campo de fútbol).

   Por ello, confía en ti e intenta cosas que no hacen los demás. Tira a porteria cuando tengas oportunidad, regatea cuando se de la ocasión de romper líneas, intenta un pase filtrado, juega vertical.

Cómo ganar confianza para regatear en fútbol

   Muy bien. Todo lo que te hemos dicho está genial, ¿no? Pero… “¿Qué hago si el problema está en que no sé regatear? Lo de la confianza en uno esta perfecto, pero no me voy de un cono”. Claro. El problema está ahí. Tu técnica seguramente no sea la suficiente y lo sabes. Por eso mismo, debes ponerte a ello y practicar tus cualidades varias veces a la semana. Y.. ¿Cómo?

Practica con ambos pies

   Lo más importante para poder ser un buen driblador, es ser capaz de conducir muy bien la pelota. Tienes que sentirte cómodo con ella en los pies (en los pies, ¡no en un solo pie!) y poder retenerla a tu antojo con todas las superficies con las que puedas conducirla. Mejora tu comodidad con el exterior, interior y planta del pie. Una vez consigas eso, podrás pasar a regatear a gusto.

Además, si eres un jugador que puede conducirla con ambas piernas, lo tendrás mucho más sencillo para regatear, ya que, podrás ir hacia los dos lados fácilmente. Así que, céntrate en practicarlo en los entrenamientos.

Velocidad de confucción y fintas rápidas y sencillas

   Una vez estés cómodo con todas las superficies de tu pie, añade velocidad al asunto. Debes poder controlarla en velocidad y dirigirla a donde tu prefieras. También es importante saber hacer cambios de dirección para encontrar los espacios libres. Además, no hace falta complicarse con los regates. Un amago, finta o bicicleta, será más que suficiente. Te dejamos unos ejemplos que puedes usar.

Protege el balón

   Regatear no es más que deshacerte de tu rival o avanzar sin que te roben la pelota y la ecuación, por más que queramos complicarnos, es fácil: RIVAL – TU CUERPO – PELOTA. ¡No hay más! Procura conducir el balón de tal manera que alejes la pelota del contrario. Por ejemplo, si él esta a tu izquierda, condúcela con el exterior de la derecha, así, el balón estará en la posición más alejada.

Piensa antes de recibir el esférico

   Esto es al ABC del fútbol y es que, por mucha calidad técnica o física que poseas, si cada vez que te pasan la pelota echas 2 minutos en pensar que hacer con ella, te la van a robar casi todas las veces. Por ello la acción debe estar pensada antes de recibir la pelota. Controles orientados y hacia adelante son mucho mejores que los controles en estático.

   La experiencia te dirá en cada momento que es mejor a la hora de controlarla según la situación, pero en general, es mejor orientar la pelota lejos del contrario y de manera rápida.

Visualiza que ganarás el 1vs1

   Piensa la situación del 1 contra 1 y visualízate ganándola. Como te llevamos diciendo todo el post, la confianza es clave en el éxito de los futbolistas y si tú, en tus adentros, estás viéndote ganar la partida al defensa, seguramente, pase de verdad. Eso se nota en los jugadores con confianza. Se ve cuando el delantero tiene las de ganar y el defensa las de perder (o viceversa).

   Entonces, imagina la mejor manera de romper a tu rival y elige tu acción favorita para regatear. Con que domines 3 o 4 regates que te permitan salir en varias dirección, es más que suficiente.

Cómo ganar confianza para regatear en fútbol

Entrena, entrena y entrena tu regate

   Es muy bonito imaginarlo todo (¡qué nos vas a contar!), pero la realidad y la única manera de mejorar verdaderamente, es salir con la pelota y practicar en aquello que quieras pulir y en aquello que falles. Atrás quedará lo de “cómo ganar confianza para regatear en el fútbol” si nos haces caso. Muchas veces, creemos que hay que dedicar varias horas en cada entrenamiento, pero nuestra experiencia nos ha demostrado que es mejor poco y varias veces a la semana que salir un día 3 horas y no volver a entrenar por tu cuenta en 1 mes.

   Por lo que con 15 minutos al día, es muchas veces suficiente para notar una buena mejoría. Obviamente, esto debes ir probándolo tú y verte bien físicamente, ya que, si llegas exhausto a los entrenamientos y partidos, de nada valdrá que mejores por tu cuenta. Encuentra un equilibrio.

0 comentarios