Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - El fútbol tras la pandemia: menos dinero y quizá menos afición - _111715194_1-1.jpg

El fútbol tras la pandemia: menos dinero y quizá menos afición

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Mar 29, 2021

   Andrea Agnelli, el locuaz presidente de la Juventus y a la par presidente de la ECA (la asociación que representa a los clubs europeos), lanzó esta semana una advertencia con tono alarmante sobre el destino del fútbol. Alertó Agnelli del riesgo de desafección en un mundo del entretenimiento segmentado. "El fútbol está en una encrucijada, hay que cambiar y ofrecer a la afición la mejor competición posible o corremos el riesgo de perderla. Lo más probable es que haya demasiados partidos que no son competitivos, tanto a nivel nacional como internacional, y esto no capta el interés de la gente. No podemos dar por sentada a la afición", dijo.
 
    Agnelli realizó esta alocución en la asamblea de la ECA. Lo hizo en el marco de una propuesta para reformular las competiciones europeas, la Champions League ante todo, que no es un secreto precisamente que camina hacia una reestructuración profunda, al parecer al final con acuerdo con la UEFA. En cualquier caso, lo que dijo el italiano es que conviene priorizar la recuperación o conquista del público joven. Va el negocio multimillonario en ello. "Casi dos tercios de los jóvenes siguen el fútbol por un temor a perderse o simplemente porque les gusta los grandes eventos. El 40% de los seguidores de 16 a 24 años, la famosa Gen Z, no tiene ningún interés en el fútbol".
 
    "Hay que cambiar. El 40% de los seguidores de 16 a 24 años, la famosa Gen Z, no tiene ningún interés en el fútbol”. La pandemia ha afectado a la pasión futbolera, posiblemente al deporte en general. Nadie ha podido representar durante un año la ancestral ceremonia de desplazarse a las gradas de un estadio o un pabellón, un hábito individual o familiar perdido y que falta ver cómo se recupera. La experiencia televisiva, pese a los notables esfuerzos de realización, resulta incompleta.Y a ello cabe añadir que el ‘entertainment’ global se ha diversificado como nunca, extendiendo la percepción de que los confinamientos han acentuado la atomización del tiempo libre. Ahora existen las numerosas plataformas televisivas, los e-sports, las play station y toda la catarata infinita y absorbente de las redes sociales como Youtube, Instagram o Twitch, en particular en la franja de edad que señalaba Agnelli.
 
   La conciencia de esta situación llevó incluso a que durante la asamblea de la ECA se planteara como opción de futuro crear paquetes de suscripción televisiva para los últimos 15 minutos de los partidos. “El margen de atención de los niños de hoy y los clientes de mañana es completamente distinta a la que yo tenía a su edad”, comentó el propio Agnelli, de 45 años.
 

    El fútbol debe adaptarse y cambiar, y de hecho ya lo ha hecho a lo largo de este periodo de pandemia. Las cinco sustituciones por equipo parecen haber llegado para quedarse. Es de confiar que pronto desaparezcan las gradas vacías y retorne la presión del público, que ha reducido la importancia del factor de jugar en casa. Que se lo pregunten, si no, al Liverpool. Sin el fuego habitual de Anfield, el equipo de Jürgen Klopp ha encajado seis derrotas consecutivas en su estadio. Una estadística que tiene atónita al club de Merseyside. 

   El fútbol post-pandemia conllevará en los próximos años unos presupuestos rebajados, muy sustancial en los clubs que más ingresaban tipo Barça. De estimar un presupuesto de casi 1.100 millones, se pasó por parte de la última directiva a una previsión de 828. Joan Laporta, el presidente electo, habló en campaña de que, en realidad, los ingresos serían aún menores, de 650 millones.

    Casi todos los clubs europeos chapotean entre pérdidas (de 113 millones, la Juventus; de 204 el PSG) y todo este nuevo escenario contable conllevará de entrada una reducción radical de los traspasos multimillonarios que tanto han abundado en los últimos tiempos. Adiós a los fichajes de los 100 millones. Hola a la rebaja de las fichas a medidas que los contratos de los futbolistas se vayan consumiendo.

    Es necesario aquí hacer constar la excéntrica propuesta de Agnelli en la última asamblea y que provocó arqueo de cejas: impedir los fichajes entre los grandes clubs, que se vean obligados a pescar en clubs menores. Que Mbappé no pueda ir del PSG al Madrid; que Haaland no pueda fichar por el City o el Arsenal. No tiene, ciertamente, visos de prosperar.

    Reemprendiendo el hilo, según los expertos consultados, el actual escenario provocará la entrada en el fútbol de nuevos agentes financieros para rearmar las cuentas corrientes debilitadas. Más patrocinios en forma de apellidos para los estadios, la aparición de fondos de inversión y sobre todo la explotación de las oportunidades comerciales que ofrece el espacio digital.

0 comentarios