Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Paúl Miguel Ortega González - 3 finales de copas memorables. - jcavrod94_3230_copa-mundial-2018.jpg

3 finales de copas memorables.

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Nov 11, 2019

  • Mundial de Clubes 2009: Barcelona 2 - Estudiantes de La Plata 1 (TS)

     Estudiantes arrancó esta lista con la final más gloriosa de su historia y la culmina en la cima con la más dolorosa, la que emocionó hasta las lágrimas a Pep Guardiola y escribió un nuevo capítulo de la leyenda de Messi. Aquel Estudiantes era dirigido por Alejandro Sabella, quien eventualmente sería el entrenador de la Selección Argentina que llegó a la final del Mundial de este año, y conducido dentro de la cancha por Juan Sebastían ¨La Brujita¨ Verón.

    A diferencia del 2006, aquel Barcelona ya no contaba con Ronaldinho pero sí con Messi, Xavi, Iniesta, Thierry Henry y Zlatan Ibrahimovic, parte de la generación del mejor equipo de la historia que lo ganó todo y cambiaría al fútbol para siempre.

    Sin embargo, Estudiantes no se achicó ante el desafío y empleó una táctica perfecta con Leandro Desábato, Verón y Mauro Boselli conformando su columna vertebral.

    La tensión en el partido se podía cortar con un cuchillo y Boselli ponía a Estudiantes en ventaja a los 37 minutos con un cabezazo certero y letal. Sin embargo, Messi apareció al minuto 110 para meterle el pecho como una daga en el corazón al equipo de su país y llevar al Barcelona al título.

    Guardiola lloró de la emoción tras ganar su sexto título del 2009 con el conjunto azulgrana, un logro histórico por donde se lo mire. Final dramática e infartante con jugadores legendarios que dejaron su marca aquella noche memorable en Abu Dhabi.

  • Copa Intercontinental 2001: Bayern Munich 1 - Boca Juniors 0

     El Bayern Munich le ganó una dramática batalla en tiempo suplementario al Boca de Riquelme en el 2001. Esta final no se destaca por su belleza o alto nivel, sino que por su dramatismo.

    Boca jugaba su segunda final intercontinental consecutiva y llegaba confiado tras derrotar al Real Madrid el año anterior. El partido era parejo hasta que el árbitro danés Kim Nielsen expulsó a Marcelo Delgado, delantero clave y figura xeneize, con una doble amarilla por simular un penal sobre la hora del primer tiempo.

    A partir de allí, el Bayern inclinó la cancha con su hombre de menos pero no pudo vulnerar a la defensa rival hasta que el ghanés Samuel Kuffour culminó una jugada tan caótica como polémica con su gol, el del triunfo alemán, al minuto 109.

    La postal indeleble de aquel partido fue el llanto inconsolable de Juan Román Riquelme desplomado en la mitad de la cancha mientras el Bayern festejaba el haber vuelto a ganar la Intercontinental por primera vez desde 1976.

                                                                              

  • Copa Intercontinental 2000: Boca Juniors 2 - Real Madrid 1

    Martín Palermo busca a alguien para abrazar tras anotar uno de sus dos goles contra el Real Madrid en la Copa Intercontinental del 2000. Este fue uno de los batacazos más memorables del siglo 21. El Boca de Bianchi regresaba al máximo escenario del fútbol mundial tras 22 años y derrotaba al Real Madrid de los Galácticos: Raúl, Figo, Guti, Roberto Carlos, Fernando Hierro, Iker Casillas...

     Este partido destacó y marcó un antes y un después para dos leyendas boquenses en particular: Riquelme y Martín Palermo.

    Palermo fue el autor de dos goles en los primeros seis minutos del partido, una arremetida en el primero tras un centro de Delgado y un latigazo tras ganarle en velocidad a Geremi en el segundo.

    Aquel 2-0 parcial impensado en Tokio les hacía pensar a todos los argentinos que habían madrugado a las siete de la mañana que o seguían soñando o las medialunas y el café del desayuno venían con PCP que los hacía alucinar.

    Roberto Carlos descontó poco después pero Boca aguantó al resultado gracias a la magia de Román. Riquelme pisó la pelota, la acarició, hizo que el fútbol pareciera arte en sus pies y dejó al Real rendido ante la suela de su botín.

Fuente ESPN

 

 

 

 

0 comentarios